Lunes 22 de Junio de 2020

MUNICIPALIDAD DE LA CISTERNA CONMEMORÓ EL WE TRIPANTU O AÑO NUEVO MAPUCHE

Debido a la emergencia sanitaria que vivimos, este año se realizó en forma remota, dando cuenta del trabajo étnico que efectúa el Municipio.

Fortalecer nuestras raíces y reconocer el aporte de nuestros pueblos originarios ha sido fundamental en la actual gestión edilicia. Lo podemos ver a través de los programas y escuelas que se originan en la ruka cisternina “Leli Antu Mew”, pero más aún en la celebración del año nuevo mapuche, que este año lo celebramos de manera virtual debido a la cuarentena por el Coronavirus.

Margoth Acevedo Villacura, dirigenta de los pueblos originarios de la comuna, señaló que: “We tripantu o wüñoy Tripantu​ es la celebración del año nuevo mapuche que se realiza en el solsticio de invierno austral entre el 21 y el 24 de junio. Representa el nuevo ciclo, un nuevo renacer de la vida, algunas de las actividades que hacemos ese día son: Rogativas por la agricultura, rogativas por las personas, se comparten comidas típicas mapuches, sopaipillas, carnes, ajís, y todo esto lo hacemos en la ruka de la comuna”.

El Alcalde Santiago Rebolledo realizó un saludo afectuoso a todos los hermanos mapuches y de otros pueblos originarios de la comuna. “Un abrazo grande en este año nuevo con la esperanza de un Chile mejor, un Chile más justo, sin discriminación con nuestros pueblos originarios También están sufriendo nuestros hermanos mapuches, está pandemia maldita del COVID 19 y ellos también tienen su mirada respecto a lo que está pasando y que respeto mucho. Hermanos y hermanas mapuches un abrazo grande en este año nuevo”, señaló el Alcalde.

El wüñoy Tripantu es la vuelta de nuestro planeta alrededor del sol y que según el pueblo Mapuche indica el regreso del sol y el comienzo de un nuevo ciclo de vida, es la renovación de la naturaleza en general para todos los pueblos originarios a este lado del mundo. En esta celebración, los mapuches son convocados y hacen su recorrido desde los 4 puntos cardinales para reunirse en sentimiento fraterno no solo entre ellos, sino con sus antepasados y las Entidades Superiores en la noche que comienza el ciclo que antecede el de los brotes, la vida nueva en la Ñuke Mapu, la madre Tierra, que renace con las lluvias.