Publicado el 5 de feb, 2021

La Cisterna, pionera en unirse a la Campaña “Mi causa, mi mega”

Siendo un ejemplo a nivel país, el reciente 4 de febrero, nuestra comuna se transforma en la primera comuna de Chile, en insertarse en la campaña social “Mi causa mi mega” la cual  tiene por objetivo modificar la visión y la valorización que existe en nuestro país referente a la tercera edad.

En esta ocasión, fue la Ceremonia de Graduación de la Escuela Municipal de la Tercera edad de La Cisterna, la que se ha instaurado como la iniciativa inserta en la Campaña a modo de homenaje y reconocimiento a los adultos mayores de nuestra comuna, que a través de su aprendizaje, esfuerzo y ganas han demostrado a todas las generaciones que no existe edad para cultivarse y seguir creciendo profesionalmente.

Cumpliendo con todas las normativas sanitarias, la graduación se realizó de manera  itinerante, a través de un camión que llegó hasta las puertas de los domicilios de los adultos mayores participantes de las diversas escuelas; inglés, huerto, gasfitería, nivelación de estudios y mucho más. Entregándoles un diploma en presencia del Concejal Orlando Morales, quien junto a los presentes fue testigo de la emoción y el optimismo de los recién graduados.  

Cabe destacar, que La Cisterna es segunda vez que participa en esta causa, siendo la Campaña “Cumple mi deseo” de Mega la primera, de tal forma que el lanzamiento de la camapaña se realizó en nuestra I.Municipalidad donde miles de vecinos y vecinas declararon su deseo de ser donante de órganos.

No obstante, no es coincidencia que nuestra Municipalidad encabezada por nuestro Alcalde Santiago Rebolledo sea destacada a nivel país, en materias referentes al Adulto Mayor, ya que son múltiples programas los que apuntan a su integridad, tales como: Farmacia Municipal, Centro Podológico gratuito, Centro oftalmológico, Escuelas deportivas para la tercera edad, Escuelas Culturales Teatro, Escuela de alfabetización digital y mucho más.

Por estos motivos,  en materias de adultos y adultas mayores

¡La Cisterna ya es otra!