Publicado el 2 de sep, 2021

EMOTIVO ADIÓS AL PADRE MARIO SCOMPARIN CHINELLATO

Fueron miles los cisternininos y cisterninas, que asistieron el pasado domingo 29  de agosto a las 10:00 horas a la eucaristía final, efectuada en el Templo Católico Nacional San Juan Bosco, ubicado en Gran Avenida José Miguel Carrera 8340, para despedir al querido salesiano sacerdote, Mario Scomparin Chinellato.

La emotiva homilía, la cual contó con la presencia del alcalde, comenzó con la instalación del féretro en el suelo y frente al altar como signo de la entrega que realizan los sacerdotes en su ordenación, fue presidida por el Provincial de los Salesianos en Chile, Presbítero Carlos Lira y por el Padre Pedro Carrera, director de la Comunidad Religiosa de la Zona Sur de Santiago, donde ambos recordaron la vida de este humilde misionero italiano, nacido el 24 de septiembre de 1934 con 67 años de profesión religiosa y 57 de sacerdocio; principalmente en nuestra comuna de La Cisterna, lugar donde recibió la distinción de ciudadano Ilustre por parte de la Municipalidad de La Cisterna el año 2005 y en el año 2018 fue condecorado con  la Cruz del Apóstol Santiago por su significativa contribución en la arquidiócesis en diversos campos como la evangelización, la pastoral, la promoción humana, la educación católica y en la caridad.

Posterior a la comunión, fueron diversos los mensajes que entregaron los presentes, reiterando su gran labor sacerdotal y evangelizadora en la comuna de La Cisterna como un gran hombre defensor de los derechos humanos con una gran sensibilidad social, guía espiritual y formador de más de un millar de familias y jóvenes de nuestra comuna; buscando además la reconciliación y la paz para Chile.

Tras el término de la misa final, la comunidad cisternina que acompañaba los restos mortales del Padre Mario, se trasladaron en una pequeña procesión por los pasillos del Liceo Manuel Arriarán Barros, hacia el estadio de dicho establecimiento para dar el último adiós, inmortalizando las célebres palabras de este querido sacerdote…”Evangelizar para mí no es orgullo, sino necesidad”.